Diarios de Motocicleta – Notas de Viaje por América Latina (Ernesto “Che” Guevara)

Hola otra vez! Hoy vengo a hablarles de un libro que quise leer desde hace unos meses.

Supongo que la gran mayoría conoce la película Diarios de Motocicleta con el actor mexicano Gael García Bernal… si no la conocen, pues vean el trailer:

Bueno, les cuento que la película está basada en el libro Notas de Viaje por América Latina escrito por el propio Che. Es una película muy buena, altamente recomendada si quieren aprender más sobre los inicios del Che y si quieren admirar hermosos paisajes de Sudamérica. Yo tiendo a prestar atención a los mínimos detalles, y así fue que leí en los créditos finales de la película que la misma estaba basada en este libro.  Lo busqué en internet y encontré el PDF, pero como no me gusta leer en la computadora, me dije que lo compraría en algún momento. Luego, a fines del año pasado comencé a planear un viaje a Chile y a Perú. Y como el Che visitó ambos paises en este primer viaje por Latinoamérica, quise comprar el libro para ir leyéndolo durante mi viaje, al estar en los mismos lugares que él había visitado. Al final llegó la fecha de mi viaje y yo seguía sin el libro, al estar en esos lugares lo busqué y después de mucho lo encontré en Cusco pero era muy caro, así que decidí comprarlo de Amazon al volver a mi casa. Amazon es mi proveedor oficial de libros, si hay algo que no encuentran en sus paises, muy probablemente lo encontrarán allí 🙂

Unas semanas después de que llegara a mis manos, lo comencé a leer. Lo terminé en menos de un mes (considerando que estudio y trabajo, fue relativamente rápido). ¿Qué puedo decirles? Me encantó. Tal vez mucha gente (al igual que yo antes de la película y el libro) tiene una imagen errónea del Che, creen que fue un asesino, una mala persona. De hecho, yo antes cuestionaba a aquellos que se decían simpatizantes del Che, y no entendía el porqué de su excesiva admiración hacia él siendo que acostumbraba escuchar comentarios no tan gratos sobre su persona. (Les hablo de varios años atrás, cuando era adolescente y lo único que sabía era que “El Che era comunista”). Y según todos, “El comunismo es malo. Fidel Castro es comunista. De seguro no puede ser bueno el comunismo.” Eso es lo que yo conocía al respecto. No es mi intención discutir sobre política, pero al hablar del Che es imposible no mencionar algunos asuntos relacionados a ella.

Tampoco estoy diciendo que el comunismo sea bueno (en realidad opino que tiene sus pros y sus contras), simplemente que conviene que seamos nosotros mismos quienes estudiemos y analicemos los temas que nos interesan, y que no nos dejemos convencer por lo que nos dicen los demás. Seamos curiosos, investiguemos. En la actualidad contamos con tantos recursos que nos pueden brindar la información que buscamos, que no tenemos excusa. El que no sabe, no se informa porque no quiere. La información está ahí, disponible para todos.

Mejor hablemos del libro. Al comenzar a leerlo comencé a identificar varios acontecimientos, y a recordar varias escenas de la película, pero por supuesto que leer lo que el autor escribió con lujo de detalles, es siempre mejor. Es mi idea que al leer esta entrada, aquellas personas que no pueden acceder al libro pero quisieran leerlo, puedan tener la mayor cantidad de detalles a su alcance, y las partes que más llamaron mi atención, de manera resumida. 🙂

Empecemos por el principio. Ernesto Guevara de la Serna nació el 14 de junio de 1928 en Rosario, Provincia de Santa Fe, Argentina. En 1951 tenía 23 años y estaba a punto de terminar la carrera de medicina, pero a finales del año decidió con su amigo Alberto Granado (bioquímico, de 30 años) ir de viaje a Norteamérica:

“Por los caminos de ensueño llegamos a remotos paises, navegamos por los mares tropicales y visitamos toda el Asia. Y de pronto, deslizada al pasar como una parte de nuestros sueños surgió la pregunta: ‘Y si nos vamos a Norteamérica?’ ¿A Norteamérica? ¿Cómo? Con la Poderosa, hombre.” La Poderosa era la moto de Alberto, con la cual llegaron hasta cierta parte de Chile.

El libro comienza con las siguientes palabras: “No es este el relato de hazañas impresionantes, no es tampoco meramente un relato ‘un poco cínico’; no quiere serlo, por lo menos. Es un trozo de dos vidas tomadas en un momento en que cursaron juntas un determinado trecho, con identidad de aspiraciones y conjunción de ensueños.”

Me encantó descubrir al verdadero Che, sus pensamientos, y ver qué fue lo que lo inspiró e impulsó a convertirse en quien fue. También me gustó descubrir su gran aptitud para la escritura, lo hace de un modo poético y hermoso. Este primer viaje definitivamente lo transformó, él salió de Buenos Aires siendo una persona, y volvió siendo otra. Él mismo así lo afirmó: “El personaje que escribió estas notas  murió al pisar de nuevo tierra argentina, el que las ordena y pule, yo, no soy yo, por lo menos no soy el mismo yo interior. Ese vagar sin rumbo por nuestra “Mayúscula América” me ha cambiado más de lo que creí.”

Lo más llamativo de este libro es el amor que se despierta en el Che hacia los más necesitados. Su viaje hizo que se cruzara con personas de diferentes clases sociales, diferentes estilos de vida, y no podía evitar sentirse mal al ver tanta gente viviendo en la pobreza extrema. Cuando estaba en Chile, fue a visitar a una ‘vieja asmática’. De esa visita él dijo:

“Es que la adaptación al medio hace que en las familias pobres el miembro de ellas incapacitado para ganarse el sustento se vea rodeado de una atmósfera de acritud apenas disimulada; en ese momento se deja de ser padre, madre o hermano para convertirse en un factor negativo de la lucha por la vida y como tal, objeto del rencor de la comunidad sana que le echa su enfermedad como si fuera un insulto personal a los que deben mantenerlo. Allí, en estos últimos momentos de gente cuyo horizonte más lejano fue siempre el día de mañana, es donde se capta la profunda tragedia que encierra la vida del proletariado de todo el mundo; hay en esos ojos moribundos un sumiso pedido de disculpas y también, muchas veces, un desesperado pedido de consuelo que se pierde en el vacío, como se perderá pronto su cuerpo en la magnitud del misterio que nos rodea. Hasta cuándo seguirá este orden de cosas basado en un absurdo sentido de casta es algo que no está en mí contestar pero es hora de que los gobernantes dediquen menos tiempo a la propaganda de sus bondades como régimen y más dinero, muchísimo más dinero, a solventar obras de utilidad social.”

Esa es la primera anécdota registrada en el libro, en la que él habló sobre el proletariado y la injusticia social.  Luego se dirigieron en barco hasta Antofagasta, ciudad del norte de Chile. El Che escribió, sobre las noches en el barco:

“Mirábamos el mar inmenso, lleno de reflejos verdiblancos, los dos juntos, apoyados en la borda, pero cada uno muy distante, volando en su propio avión hacia las estratosféricas regiones del ensueño. Allí comprendimos que nuestra vocación, nuestra verdadera vocación, era andar eternamente por los caminos y mares del mundo. Siempre curiosos; mirando todo lo que aparece ante nuestra vista. Olfateando todos los rincones, pero siempre tenues, sin clavar nuestras raíces en tierra alguna, ni quedarnos a averiguar el sustratum de algo; la periferia nos basta.”

Ya en el norte de Chile, en una de las tantas noches que pasaron a la intemperie, conocieron a un matrimonio de obreros chilenos que eran comunistas.

“A la luz de una vela con que nos alumbrábamos para cebar el mate y comer un pedazo de pan y queso, las facciones contraídas del obrero ponían una nota misteriosa y trágica, en su idioma sencillo y expresivo contaba de sus tres meses de cárcel, de la mujer hambrienta que lo seguía con ejemplar lealtad, de sus hijos, dejados en la casa de un piadoso vecino, de su infructuoso peregrinar en busca de trabajo, de los compañeros misteriosamente desaparecidos, de los que se cuenta fueron fondeados en el mar. El matrimonio aterido, en la noche del desierto, acurrucado uno contra el otro, era una viva representación del proletariado de cualquier parte del mundo. No tenía ni una mísera manta con que taparse, de modo que le dimos una de las nuestras y en la otra nos arropamos como pudimos Alberto y yo. Fue esa una de las veces en que he pasado más frío, pero también, en la que me sentí un poco más hermanado con esta, para mí, extraña especie humana…

Luego describió el dificilísimo trabajo en las minas, y lo poco que recibían los obreros. Según lo que entiendo, ganaban demasiado poco (migajas que le permiten la subsistencia, según el Che) y el trabajo era demasiado riesgoso, peligroso y dañino para la salud. Iban a envenenar sus pulmones a cambio de unas migajas. A mí realmente me enoja tanta desigualdad social. Y aunque hayan pasado 60 años de aquel viaje del Che, la situación no ha cambiado mucho. La pobreza sigue existiendo, y la riqueza también. Me parece injusto que algunos tengan tanto y otros no tengan nada. Sé que el que tiene mucho trabajó para ganarlo (a no ser que lo haya robado), pero el pobre también trabaja. También se esfuerza pero aún así sigue ganando una miseria. Es injusto.

Su tiempo en Chile llegaba a su fin, por lo tanto, el Che escribió un resumen de todo lo que pudo observar. Concluyó que “como país, Chile ofrece posibilidades económicas a cualquier persona de buena voluntad que no pertenezca al proletariado, vale decir, que acompañe su trabajo de cierta dosis de cultura o preparación técnica.”

Después cruzaron a Perú, llegaron a Tacna (ciudad fronteriza con Arica, Chile), y como siempre, hubo gente que fue amable con ellos y les dio comida, transporte y techo gratis. Cabe destacar que ellos viajaban sin un solo centavo y dependían de la buena voluntad de la gente. Querían llegar a Puno para ver el Titicaca, pero hicieron varias paradas antes y viajaron con varias personas. Uno de esos trayectos lo hicieron en un camión lleno de indios aymaras, que ni hablaban bien castellano. Al llegar a uno de los tantos pueblitos en los que pararon, Ernesto hizo el siguiente comentario:

“Los personajes ataviados en la misma forma original que los del camión, están ahora en su escenario natural; visten un ponchito de lana ordinaria, de colores tristes, un pantalón ajustado que sólo llega a media pierna y unas ojotas de cáñamo o cubierta vieja de automóvil.” Luego añadió: “Es un pueblito viejo, apacible, donde la vida sigue los mismos cauces que tuviera varios siglos atrás. Su iglesia debe ser una joya arqueológica porque en ella además de su vejez se nota la conjunción del arte europeo importado con el espíritu del indio de esas tierras.

 Sobre la actitud de las personas, escribió: “Sus miradas son mansas, casi temerosas y completamente indiferentes al mundo externo. Dan algunos la impresión de que viven porque eso es una costumbre que no se puede quitar de encima.

Como él y Alberto eran argentinos, tomaban mucho mate. Los indígenas no conocían el mate, así que se sorprendían al verlos tomándolo. “El espectáculo ofrecido por nosotros dos tomando el extraño brebaje debía parecerle a los indios tan interesante como ellos a nosotros con sus típicas vestimentas porque no dejaron un momento de acercarse a inquirir en su media lengua la razón que teníamos para echar el agua en ese raro artefacto.”

De camino a Puno se hicieron amigos de un maestro a quien el gobierno había dejado cesante por ser aprista (partido político APRA: Alianza Popular Revolucionaria Americana) y él les contó mil anécdotas y recuerdos. También habló de “la necesidad de crear escuelas que orienten al individuo dentro de la sociedad de la que forma parte y lo transforme en un ser útil, de la necesidad de cambiar todo el sistema actual de enseñanza que, en las pocas oportunidades en que educa completamente a un individuo (que lo educa según el criterio de hombre blanco), lo devuelve lleno de vergüenzas y rencores; inútil para servir a sus semejantes indios y con gran desventaja para luchar en una sociedad blanca que le es hostil y que no quiere recibirlo en su seno.”

Al llegar a  Puno, quisieron conocer el lago Titicaca, por lo que subieron a un bote y un guía les contó sobre la vida de los pescadores que allí habitaban, “algunos de los cuales apenas han visto un blanco en su vida, y viven apegados a sus costumbres ancestrales, comiendo los mismos artículos, recogiendo la misma pesca en la misma forma que hace quinientos años y manteniendo inmaculados sus trajes, ritos y tradiciones.”

De ahí partieron hacia Cusco (anteriormente se escribía con ‘z’ pero hace un tiempo adoptaron la ‘s’ en su lugar), para llegar hasta allá tuvieron que hacer un trasbordo en Juliaca (me causó gracia encontrar el nombre de esa ciudad en el libro porque yo también pasé por esa ciudad yendo de Cusco a Arequipa, y sentía que estaba en el medio de la nada).  A continuación voy a transcribir mucho de lo que el Che dijo de Cusco, porque quiero aprovechar esta entrada para compartir lo que él percibió, ya que yo estoy de acuerdo. Es largo así que disfruten la lectura, o no. Como quieran. 🙂 Por fin llegaron a Cusco, y esto es lo primero que el Che dijo sobre la ciudad:

“La palabra que cuadra como definición del Cuzco es evocación. Un impalpable polvo de otras eras sedimenta entre sus calles, levantándose en disturbios de lagunas fangosas cuando se holla su sustratum.”

“Hay un Cuzco que se ve desde lo alto (…): el de los techos de tejas coloradas cuya suave uniformidad es rota por la cúpula de una iglesia barroca, y que en descenso nos muestra sólo sus calles estrechas con la vestimenta típica de sus habitantes (…) ; es el que invita a ser turista desganado, a pasar superficialmente sobre él.”

“Cuzco está completamente rodeado de cerros que constituyen, más que una defensa, un peligro para sus pobladores, los que para defenderse, construyeron la mole inmensa de Sacsayhuamán.  Por lo menos, esta es la versión que corre entre el público no muy lego, versión con la que no me es dado disentir por obvias razones.”

 Sobre los incas, escribió:

“Los continuos éxitos guerreros alejaron cada vez  más a las tribus enemigas de las proximidades del Cuzco y entonces, saliendo del seguro recinto de la fortaleza, que era estrecha para contener la multiplicada raza, se expandieron por el valle vecino, al pie del arroyo de cuyas aguas se servirían, y al tener conciencia de su actual grandeza volvieron sus ojos al pasado en busca de la explicación de su superioridad y, para glorificar la memoria del dios cuya omnipotencia les permitió erigirse en raza dominante, surgieron los templos y la casta sacerdotal, y así expandiendo en piedra sus grandezas fue levantándose el imponente Cuzco de la época de la conquista española.”

Los españoles construyeron sus catedrales sobre las ruinas de los templos de los propios incas. Eso me causa cierta tristeza.

“Los templos de Inti cayeron hasta sus cimientos o sus paredes sirvieron para el asiento de las iglesias de la nueva religión: la catedral se erigió sobre los restos de un gran palacio y sobre los muros del templo del Sol se levantaron los de la iglesia de Santo Domingo, escarmiento y reto del conquistador orgulloso.”

“Las piedras grises se han cansado de implorar la destrucción de la aborrecida raza conquistadora a sus dioses tutelares, y ahora muestran su cansancio de cosa inanimada, útil sólo para provocar la admirativa exclamación de algún turista. ¿Qué puede la paciente acción de los indios que construyeron el palacio del Inca Roca, labrando sutilmente los ángulos de la piedra, frente a la impetuosa acción del conquistador blanco que conoce el ladrillo, la bóveda y el arco de medio punto?”

“El indio angustiado, cuando esperaba la terrible venganza de sus dioses, vio en cambio erigirse la nube de iglesias que ahogaron hasta la posibilidad de un recuerdo altivo. Los seis metros del palacio del Inca Roca, que los conquistadores consideraron útil como cimiento de los palacios coloniales, resumen entre la perfecta conjunción de sus piedras el llanto de guerrero vencido.”

Sobre el Machu Picchu, dijo lo siguiente:

“Pero el punto cuya importancia arqueológica y turística supera a todos lo de la región es Machu Picchu, que en lengua indígena significa cerro viejo, … para Bingham, el arqueólogo descubridor de las ruinas, más que un refugio contra los invasores, este fue el poblado origen de la dominante raza quechua y lugar sagrado para ellos.”

“Pero donde adquiere magnitud imponente la ciudad, es vista desde Huayna Picchu (cerro joven), que se eleva unos doscientos metros más alto.”

“Poco importa, en realidad, cual fuera el origen primitivo de la ciudad o en todo caso, es bueno dejar su discusión para arqueólogos, lo cierto,  lo importante, es que nos encontramos aquí frente a una pura expresión de la civilización indígena más poderosa de América, … plena de inmensos tesoros de evocación entre sus muros muertos de aburrimiento de no ser, y en el paisaje estupendo que lo circunda y le da el marco necesario para extasiar al soñador que vaga porque sí entre sus ruinas, o al turista norteamericano que, cargado de practicidad, encaja los exponentes de la tribu degenerada que puede ver en el viaje, entre los muros otrora vivos y desconoce la distancia moral que las separa, porque son sutilezas que sólo el espíritu semindígena del americano del sur puede apreciar.

“Sobre la pequeña talla de los nativos agrupados al paso de la columna, emerge, de vez en cuando, la rubia cabeza de un norteamericano que, con su máquina fotográfica y su camisa sport parece (y en realidad lo es), un corresponsal de otro mundo en este apartado de los Incas.”

Luego, vuelve a hablar de la ciudad de Cusco, pero esta vez habla de su declive:

“Poco a poco el Cuzco languideció y fue quedando al margen, perdido entre las cordilleras mientras su nueva rival, Lima, … emergía en la costa del Pacífico. Sin que ningún cataclismo marcara su transición, la brillante capital Inca pasó a ser lo que hoy es, una reliquia de tiempos idos. Recién ahora, alguna que otra construcción moderna se alza para desentonar con el conjunto edilicio, pero todos los monumentos del esplendor colonial se mantienen intactos.”

“Toda la ciudad es un muestrario inmenso: las iglesias, por supuesto, pero hasta cada casa, cada balcón asomado en una calle cualquiera, es un instrumento de evocación de un tiempo ido.”

“En Cuzco no hay que ir a mirar tal o cual obra de arte: ella entera es la que da la impresión sosegada, aunque a veces un poco inquietante, de una civilización que ha muerto.”

Por un momento dejó de hablar de Cusco, y pasó a hablar de un viaje en tren. No está muy claro pero según entiendo, es del viaje desde Machu Picchu hasta Cusco (están como a 3 horas de distancia), pero a ellos -en esa época- les tomó 12.

“En este tipo de trenes hay una tercera clase destinada a los indios de la región; el vagón de que se valen es uno simple de transportar ganado de la Argentina, sólo que es mucho más agradable el olor a excremento de vaca, que el de su similar humano, y el concepto, un tanto animal que del pudor y la higiene tienen los indígenas hace que estos hagan sus necesidades (sin consideración de sexos o edades), al lado del camino, se limpien con las polleras las mujeres y con nada los hombres y sigan como si tal cosa. … Naturalmente que de las condiciones de vida de estos indios, los turistas que viajan en sus cómodos autovías, no tendrán sino una vaga idea. El hecho que fuera el arqueólogo americano Bingham el que descubriera las ruinas y expusiera luego sus conocimientos en relatos de considerable valor anecdótico – fácilmente asequible al público medio -, hace que este lugar tenga una enorme fama en el país del norte, a tal punto que la mayoría de los americanos que están en el Perú lo conoce (en general vuelan directamente de Lima, recorren Cuzco, visitan las ruinas y se vuelven, sin dar importancia a nada más).”

Luego mencionó sus impresiones del museo arqueológico de Cusco:

“El museo arqueológico del Cuzco es bastante pobre: cuando las autoridades abrieron los ojos sobre el monto de la riqueza que se escapaba hacia otros sitios, ya era tarde; los buscadores de tesoros, los turistas, los arqueólogos extranjeros, en fin, cualquier persona con algún interés en el problema, habían saqueado sistemáticamente la región y lo que se podía agrupar en un museo era lo que allí está; casi, casi, el desecho. Sin embargo, para personas como nosotros, sin mayor cultura arqueológica, sin conocimientos sino muy recientes y embarullados de la civilización incaica, había allí bastante que ver, y lo vimos, durante varios días. El encargado era un mestizo con mucha ciencia y un entusiasmo arrebatador por la raza cuya sangre llevaba. Él nos hablaba del esplendor pasado y de la miseria actual, de la necesidad imperiosa de educar al indígena, como primer paso hacia una rehabilitación total. … que los individuos a esta raza pertenecientes se muestren orgullosos, mirando su pasado, y no avergonzados … de ser integrantes de la comunidad indígena o mestiza. … Las facciones semiindígenas del encargado y sus ojos brillantes de entusiasmo y de fe en el porvenir, es otra de las piezas del museo, pero de un museo vivo, mostrando una raza que aún lucha por su individualidad.”

De Cusco, partieron hacia el norte, pues querían llegar al leprosario de Huambo. Fue un viaje que duró varios días, pues paraban en varios pueblos y tuvieron que esperar hasta conseguir alguna manera para continuar su viaje. Cuando al fin llegaron, observaron las instalaciones y el Che escribió lo siguiente:

“La gente que está a cargo de él cumple una labor cálida y benéfica; el estado general es desastroso, … Las condiciones sanitarias son terribles, y esto, que a los indios de la montaña no les produce ningún efecto, a personas venidas de otro medio, aunque sea levemente más culto, las desazona enormemente y de pensar que tendrán que pasar toda su vida entre esas cuatro paredes de adobe, rodeados de gente que habla otro idioma y cuatro sanitarios a quienes ven un rato en todo el día, se produce un colapso psíquico.” Triste e injusto.

Dos días después, abandonaron el lugar y continuaron su viaje. En una de las paradas, pasó algo digno de ser mencionado:

“Alberto había reaccionado violentamente al ver cómo uno de los soldados de guardia había ultrajado a una india que llevaba la comida a su marido preso, y esa reacción hubo de parecer completamente extemporánea a quienes consideraban a los indios como cosas sólo dignas de dejar que vivieran.Otra vez, qué triste.

Después de mucho viajar llegaron a Ayacucho, y ahí se hospedaron en la casa de un señor “cuyo hobby era coleccionar amigos extranjeros”. Dijo Ernesto que “sólo pudimos visitar una que otra de las treinta y tres iglesias que tiene el pueblo.” Cabe recalcar que tanto el Che como Alberto viajaban sin dinero (o con muy poco) así que dormían donde conseguían un lugar gratis y comían cuando algunas personas se apiadaban de ellos y les ofrecían algo que comer. El Che cuenta que una vez, “después de las acostumbradas lloradas, un señor nos regaló unos choclos y otro un corazón de vaca y unos bofes.” Tuvieron que esperar mucho tiempo para poder preparar la comida que les dieron, debido a que debían continuar su viaje, así que el hambre (más el frío) les causaba una gran molestia:

“Tiritábamos juntos, Alberto y yo, extendiendo las piernas uno sobre otro para evitar que se acalambraran a fuerza de estar en el mismo sitio. Nuestra hambre era una cosa extraña que no teníamos en ningún lado y en todo el cuerpo y que nos desasosegaba y nos malhumoraba.”

En algunas ocasiones, utilizaban su “magnífico número del aniversario” (el cual me parece extremadamente ingenioso y chistoso) para conseguir algo de comida. Presten atención, es como sigue:

“Se dice fuerte una frase definitoria, por ejemplo: ‘Che, por qué no te apurás y te dejás de pavadas.’ El candidato cae e inmediatamente interroga sobre la procedencia; se inicia la conversación. Se empiezan a contar las dificultades con suavidad, con la vista perdida en la lejanía. Intervengo yo y pregunto la fecha, alguno la dice; Alberto suspira y dice ‘Fijáte qué casualidad, justo hoy hace un año.’ El candidato pregunta, un año de qué, se le responde que de haber iniciado el viaje. Alberto, mucho más caradura que yo, lanza un suspiro terrible y dice: ‘Lástima que en estas condiciones, si no lo podríamos festejar’ (esto me lo dice como confidencialmente a mí), el candidato se ofrece enseguida y nosotros nos hacemos los estrechos un rato diciéndole que no podemos corresponderle, etc., hasta que aceptamos. Después de la primera copa yo me niego terminantemente a aceptar más trago y Alberto me hace burla. El convidante se enoja e insiste, yo me niego sin dar razones. El hombre insiste y entonces yo, con mucha vergüenza, le confieso que en la Argentina la costumbre es tomar comiendo. La cantidad de comida ya depende de la cara del cliente, pero esta es una técnica depurada.” Me encanta, cuánta creatividad y ‘viveza’! 😀

En otra ocasión, tenían tanta hambre que “decidimos arrojar la poca vergüenza que nos restaba en cualquier lugar apropiado y enderezamos para el hospital. Esta vez a Alberto le entró una timidez extraña y yo tuve que llevar la voz cantante en la siguiente diplomática alocución: – Doctor – había un médico allí – yo soy estudiante de Medicina, mi compañero es bioquímico; los dos somos argentinos y tenemos hambre. Queremos comer. Atacado tan sorpresivamente de frente, el pobre médico no atinó sino a dar una orden para que nos dieran de comer en la fonda donde lo hacía él; fuimos inclementes.” Bien hecho, Che! 😛

Al final llegaron a Lima, la capital peruana. Sobre ella, el Che opinó:

“Lima es una bonita ciudad que ya enterró sus pasados coloniales (por lo menos después de ver el Cuzco) tras casas nuevas. … La parte de Lima que tiene valor anecdótico está en el centro de la ciudad y rodea a su magnífica catedral, tan diferente a esa mole pesada del Cuzco, donde los conquistadores plasmaron el sentido toscamente monumental de su propia grandeza. Aquí el arte se ha estilizado, casi diría afeminado algo; sus torres son altas, esbeltas.

Luego viajaron en barco hasta Ucayali, donde se encontraba San Pablo, otro leprosario. Justo llegó el cumpleaños del Che y lo festejó ahí.

“El día sábado 14 de junio de 1952, yo, fulano, exiguo, cumplí 24 años, vísperas del trascendental cuarto de siglo, bodas de plata con la vida, que no me ha tratado tan mal, después de todo.” Por la noche, los empleados del lugar lo agasajaron con abundante comida y con el licor nacional, el pisco. En ese momento el Che dio uno de sus discursos más bellos y significativos (esta es la mejor parte):

“Creemos, y después de este viaje más firmemente que antes, que la división de América en nacionalidades inciertas e ilusorias es completamente ficticia. Constituimos una sola raza mestiza que desde México hasta el estrecho de Magallanes presenta notables similitudes etnográficas. Por eso, tratando de quitarme toda carga de provincianismos exiguos, brindo por Perú y por América Unida.” HER-MO-SO. 🙂

De ahí partieron a Colombia, en una balsa que  algunas personas del leprosario construyeron para El Che y Alberto. Le pusieron nombre, “Mambo-Tango”, supuestamente representando la unión entre ambos paises (Perú y Argentina). En el leprosario se ganaron el aprecio de todos. Una vez, hasta recibieron una serenata:

“Por la noche, una comisión de enfermos de la colonia vino a darnos una serenata homenaje, en la que abundó la música autóctona  cantada por un ciego; la orquesta la integraban un flautista, un guitarrero y un bandoneonista que no tenía casi dedos, del lado sano lo ayudaban con un saxofón, una guitarra y un chillador. Después vino la parte discursiva en donde cuatro enfermos por turno elaboraron como pudieron sus discursos, a los tropezones; uno de ellos desesperado porque no podía seguir adelante acabó con un: ‘tres hurras para los doctores’. Después Alberto agradeció … , diciendo que frente a las bellezas naturales del Perú no había comparación con la belleza emocional de ese momento, que lo había tocado tan hondo que no podía hablar y ¿sólo puedo’, dijo abriendo los brazos con gesto y entonación peroniana, ‘dar las gracias a todos ustedes.’ “

El Che y Alberto no tuvieron problema en ir a la zona de los enfermos y pasar tiempo con ellos, incluso jugaron fútbol juntos. Se hicieron querer. Así que cuando partieron rumbo a Colombia, tanto enfermos como personal del leprosario les obsequiaron mucha, muchísima comida para subsistir durante su viaje en el Amazonas. Luego de varios días en la balsa, Llegaron a la ciudad de Leticia, en Colombia y para ganar algo de dinero trabajaron como entrenadores de fútbol. Poco después, partieron hacia Caracas, Venezuela.

No hay detalles de donde ocurrió lo siguiente (supongo que en Venezuela), pero no puedo dejar de compartir esta parte. No está especificado pero yo imagino que habrá sido en un bar, estaba el Che y de repente comenzó a hablar un hombre europeo. “Era un tipo interesante nuestro interlocutor: desde joven huído de un país de Europa para escapar al cuchillo dogmatizante, conocía el sabor del miedo.” Este hombre dijo lo siguiente:

“El porvenir es del pueblo y poco a poco o de golpe va a conquistar el poder aquí y en toda la tierra. Lo malo es que él tiene que civilizarse y eso no se puede hacer antes sino después de tomarlo. Se civilizará sólo aprendiendo a costa de sus propios errores que serán muy graves, que costarán muchas vidas inocentes. O tal vez no, tal vez no sean inocentes porque cometerán el enorme pecado contra natura que significa carecer de capacidad de adaptación. Todos ellos, todos los inadaptados, usted y yo, por ejemplo, morirán maldiciendo el poder que contribuyeron a crear con sacrificio, a veces enorme. … usted morirá con el puño cerrado y la mandíbula tensa, en perfecta demostración de odio y combate, porque no es un símbolo, usted es un auténtico integrante de la sociedad que se derrumba; … es tan útil como yo, pero desconoce la utilidad del aporte que hace a la sociedad que lo sacrifica.”

Sobre lo que aquel europeo le había dicho, el Che concluyó lo siguiente:

“… en el momento en que el gran espíritu rector dé el tajo enorme que divida toda la humanidad en dos fracciones antagónicas, estaré con el pueblo, y sé -porque lo veo impreso en la noche- que yo, el ecléctico disector de doctrinas y psicoanalista de dogmas, aullando como poseído, asaltaré las barricadas o trincheras, teñiré en sangre mi arma y, loco de furia, degollaré a cuanto vencido caiga entre mis manos. … Ya siento mis narices dilatadas, saboreando el acre olor de pólvora y de sangre, de muerte enemiga; ya crispo mi cuerpo, listo a la pelea y preparo mi ser como un sagrado recinto para que en él resuene con vibraciones nuevas y nuevas esperanzas el aullido bestial del proletariado triunfante.”

No apoyo la violencia ni el derramamiento de sangre, pero admiro al Che por su amor desmedido hacia los menos afortunados. Creo que me toca aún más, considerando que yo no pertenezco a una familia de clase alta, y aunque nunca me faltó comida ni un techo sobre mi cabeza, sé lo que significa la necesidad. Y honestamente, me molesta un poco ver como muchas personas se la pasan viajando, comprando casas y autos lujosos, y uno, que también está trabajando, deberá hacerlo por muchos años más para poder acceder a mayores posesiones. Está claro que lo material no es todo en la vida, pero lastimosamente el simple hecho de tener más, muchas veces significa saber más. Generalmente la pobreza viene de la mano de la ignorancia, y la riqueza de la mano del [acceso al] conocimiento. Me duele ver las consecuencias de la pobreza en la sociedad. En mi país (Paraguay), el gobierno debería invertir más, mucho más, en educación. La educación es la puerta a un mejor porvenir. Ojalá los políticos dejen de preocuparse solamente por ellos mismos, y piensen un poquito en el pueblo.

Alberto Granado consiguió un trabajo en un leprosario,  por lo que se quedó a vivir en Venezuela por unos años. El Che, sin embargo, tomó un vuelo de Caracas a Miami, y de ahí volvió a Buenos Aires para terminar su bendita carrera de medicina. Espero que hayan disfrutado de la lectura, al que leyó todo, muchas gracias, y felicitaciones! (sé que es una entrada larga) 😛 La verdad que me hubiera gustado agregar incluso más detalles que llamaron mi atención, pero hubiera llevado más tiempo aún, y ya quiero publicar esta entrada. De todas formas, creo que es bastante detallado el post (demasiado, tal vez).

Acá está la sección de ANEXOS (fotos que quiero compartir con ustedes)

Este es el mapa del viaje. Comenzaron en Argentina, luego fueron al sur de Chile, luego al norte, cruzaron a Perú, después a Colombia, Venezuela, y el Che tomó un avión de Caracas a Miami, y de ahí a Buenos Aires.

A continuación van unas fotos de mi viaje, en algunos de los lugares por los que pasó el Che.

Acá está Alberto Granado con unos amigos, la foto fue tomada por el Che en la cima del Cerro Santa Lucía en Santiago, Chile:

Y acá estoy yo con el cerro Santa Lucía de fondo:

En Iquique, Chile vi este mural y obviamente le tenía que sacar una foto 🙂

dice: “O nosotros somos capaces de destruir, con argumentos las ideas contrarias, o debemos dejar que se expresen, no es posible destruir ideas por la fuerza, porque esto bloquea cualquier desarrollo libre de la inteligencia.” – Che

Vista de la playa Cavancha en Iquique, Chile:

Arica, Chile. Ciudad fronteriza con Perú (vista desde el Morro de Arica):

sobre Arica el Che escribió: “El morro, orgullo del pueblo, eleva su imponente masa de cien metros de altura cortada a pico. Las palmeras, el calor y los frutos subtropicales que se venden en los mercados le dan una especial fisionomía de pueblo del Caribe o algo así, totalmente diferente de sus colegas de algo más al sur.”

Esta es Tacna, como crucé a Perú desde Chile por vía terrestre, pasé por ahí. Buena ciudad para comprar libros (piratas, pero libros al fin):

En la hermosa ciudad de Cusco, Perú:

desayunando en un restaurant frente a la Plaza de Armas, antes de partir:

En Machu Picchu pueblo (también conocido como Aguascalientes) encontré varios libros del Che, entre ellos el mismo del que les hablé en este post. Pero estaba en inglés, y costaba 50 soles (como 20 dólares). Muy caro para mi gusto/bolsillo. 😛

Y como broche de oro, con ustedes… Machu Picchu!

Espero que hayan disfrutado de las fotos! Pero especialmente, espero que hayan disfrutado conocer un poco más al joven que Ernesto “El Che” Guevara alguna vez fue. 🙂

PD: Recomiendo a todos los que están leyendo que vayan a Cusco y al Machu Picchu alguna vez en sus vidas, vale muchísimo la pena, es una ciudad con muchísima historia y como dijo el Che, las mismas calles son los museos de un tiempo ido. Yo sólo me quedé por dos días en Cusco, así que no pude conocer demasiado. Por eso ya estoy pensando en volver  a esa hermosa ciudad lo más pronto posible. Perú en general tiene muchísimo que ofrecer turística e históricamente.

PD2: También estuve en la ciudad de Arequipa por un día, sé que el Che no pasó por ahí pero yo les dejo dos fotos de todas formas, para que vean lo linda que es la ciudad 🙂

PD3: Vuelvo pronto a escribir sobre un libro que estoy leyendo ahora (ya voy por más de la mitad), se llama The Lakotas and the Black Hills: The Struggle for Sacred Ground (Los Lakotas y los Black Hills: La Lucha por Suelo Sagrado) de Jeffrey Olster. Trata sobre la historia de los Nativos Americanos de la tribu Sioux, más específicamente los Lakotas, y sobre la tierra que consideran sagrada, pero que Estados Unidos les sacó hace más de cien años. Es el lugar que ellos consideran su verdadero hogar y que hasta el día de hoy quieren recuperar. Su historia es extremadamente apasionante y a la vez, muy triste; así que volveré pronto con muchas ganas de contarles sobre el libro 🙂 Hasta la próxima!

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 44 comentarios

La Cabaña / The Shack (William Paul Young)

Buenas, ¿cómo están? Estoy de vuelta, después de un gran viaje que hice a Chile y a Perú. Muy contenta de haber conocido esas dos bellas naciones. 🙂 Hoy les voy a contar sobre este libro llamado La Cabaña (The Shack). Lo empecé a leer en algún momento del 2010 pero no lo terminé, así que volví a comenzar a finales del 2011. Lo terminé antes de año nuevo, así que ahora es el turno de hablarles sobre el mismo.

Como pueden ver en la portada, fue un éxito del New York Times, un bestseller. Yo vivía en New York cuando este libro estaba ‘a la moda’ y todos hablaban de lo increíble que era. Yo era una habitué de Barnes&Noble – cadena de tiendas de libros en USA (no necesariamente porque iba a comprar libros cada vez que iba, sino a mirarlos) , y me llamó la atención el tema del libro. Como soy cristiana, me gustó que hablara de Dios; pero a la vez supuse que sería un punto de vista no muy convencional ya que el libro era vendido en cualquier librería, no sólo en las cristianas. Llegó el cumpleaños de la bisabuela de los niños que cuidaba, y le regalé este libro. Me dijo que le gustó mucho. Después compré una copia para mí, quería saber de qué se trataba.

El personaje principal es Mack, un hombre que enfrenta una terrible tragedia tras la cual su vida cambia completamente. Su hija menor, Missy -de seis años- es raptada y brutalmente asesinada en una cabaña en medio de un bosque. Después de eso, su vida nunca es la misma. Pasan cuatro años, y aunque Mack lo intenta, no supera su pérdida y sigue sumido en una Gran Tristeza que no le permite ser feliz.

Hasta que un frío día de invierno, encuentra una sospechosa nota en el buzón. La nota lo invita a visitar nada más y nada menos que el lugar de sus peores pesadillas. Así es, el lugar en el que su hija fue asesinada; la cabaña. Y lo más loco es que la nota está firmada por… Dios. Al principio Mack se escandaliza, ¿quién podría ser capaz de hacerle semejante broma de mal gusto?  Pero luego de analizarlo un poco más, empieza a considerar la posibilidad de que la nota realmente haya venido de Dios.

Este libro causó cierta controversia en el ambiente cristiano, porque lo que Mack encuentra en la cabaña es algo que ninguno se hubiera imaginado. Lo reciben tres personas que representan a la Trinidad. Una mujer afroamericana (Dios Padre), un hombre con apariencia árabe (Jesús) y una mujer asiática (El Espíritu Santo). Tal vez al decirlo así suene un poco blasfemo para algunos, pero igualmente les digo que vale la pena leerlo.

El escritor analiza la tristeza humana de forma profunda. Los pensamientos más profundos y privados de Mack son expuestos.  Podemos realmente comprender lo que ocurre en su interior, y a la vez sentirnos muy identificados. Temas como la independencia del hombre y los conceptos erróneos que tenemos los seres humanos con respecto a quien es Dios también son analizados. Asimismo, los pensamientos de Dios son presentados. Encontramos respuestas a las interrogantes de Mack. (Ya sabemos que fue el escritor quien decidió qué diría cada personaje, pero en mi opinión, me pareció todo muy aceptable).

Todos nosotros alguna vez hemos sufrido pérdidas, pequeñas o grandes. Todos nosotros sabemos lo que significa sentirse tristes y vacíos. Mack no podía comprender como Dios, si supuestamente es ‘amor’, permitiría que una cosa tan horrible le pasara a su Missy. No lo comprendía. Estaba enojado con Dios, enojado con sí mismo, y con todos a su alrededor. No podía vivir una vida plena. Es verdad, perder a un hijo debe ser una de las cosas más dolorosas del mundo, pero:

“Jehová dio y Jehová quitó:
¡Bendito sea el nombre de Jehová!” (Job 1:21)

La lectura de este libro me ayudó grandemente a comprender el corazón de Dios. Me ayudó a comprender que aunque algunas cosas parezcan injustas, y aunque Dios no quiere que sucedan, Él da libre albedrío a todos los seres humanos. Y las cosas malas suceden, no porque nos las merezcamos, sino por las malas decisiones de los seres humanos. ¿Es injusto? Sí. ¿Podemos hacer algo al respecto? No. Debemos aceptar el hecho de que estamos en el mundo, y en el mundo hay maldad. Y por el solo hecho de estar vivos, estamos expuestos.

Es verdad que Dios nos cuida y nos ama. Pero también esto es verdad:

“¡Cuán insondables son sus juicios
e inescrutables sus caminos!,
porque, ¿quién entendió la mente del Señor?
¿o quién fue su consejero?” (Romanos 11:33-34)

Y también:

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.” (Isaías 55:8)

Esta es una de mis partes favoritas del libro:

“Dios no impide muchas cosas que le causan dolor. El mundo de ustedes está severamente fracturado. Ustedes exigieron su independencia, y ahora están enojados con quien los amó lo suficiente para concedérsela. Nada es como debería, como Papá quisiera que fuera, y como será algún día. Justo en este momento su mundo está hundido en la oscuridad y el caos, y cosas horribles suceden a aquellos a quienes ella es especialmente afecta.

– ¿Entonces por qué no hace nada para remediarlo?

– Ya lo hizo…

– ¿Te refieres a lo que hizo Jesús?

– ¿No has visto las heridas de Papá también?

– No las entendí. ¿Cómo pudo ella…?

– Por amor. Ella eligió el camino de la cruz, donde la misericordia triunfa sobre la justicia a causa del amor. ¿Habrías preferido que eligiera la justicia para todos? ¿Quiere justicia, Señor Juez? – Sonrió al decir esto.

– No, no la quiero – respondió él, bajando la cabeza -, no para mí, no para mis hijos.

Ella esperó.

– Pero aún así no entiendo por qué Missy tuvo que morir.

– Ella no tuvo que morir, Mackenzie. Ése no era el plan de Papá. Papá nunca ha necesitado el mal para cumplir sus buenos propósitos. Son ustedes, los seres humanos, quienes han abrazado el mal, y Papá ha respondido con bondad. Lo que le pasó a Missy fue obra del mal, y nadie en tu mundo es inmune a él.”

En conclusión, creo que este libro me abrió los ojos y me ayudó a estar mejor preparada para cualquier cosa que pueda ocurrir en la vida. ¿Ustedes qué opinan de las cosas malas que le pasan a personas buenas? ¿Les parece injusto? ¿Por qué creen que Dios permite que suframos grandes pérdidas y dolor?

Gracias por leer, hace poco me compré el libro Diarios de Motocicleta: Notas de Viaje por América Latina del Che Guevara. Después de haber visto la película con el mismo nombre, me quedé con las ganas de leer lo que fue su diario durante su viaje por Latinoamérica de1951 a 1952. Así que la próxima entrada en mi blog va a tratar sobre ese libro. ¡Hasta entonces!

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , | 17 comentarios

Soy Nujood, 10 años y divorciada (Nujood Ali)

El nombre de este libro en inglés es “I am Nujood, Age 10 and Divorced” y así es como lo leí. Esta es la portada:

Primero que nada, vean este trailer del libro, que fue hecho por una bibliotecaria:

Dice: “Mientras algunos niños juegan en Yemen, algunos no conocen su destino. Sus futuros descansan en las manos de otros.”

Este libro no es ficción, cuenta una historia verídica. Nujood Ali es una niña originaria de Yemen, en el Medio Oriente. Aquí unos mapas para que sepan su ubicación con exactitud:

Ahí está Yemen, en un lugar muy lejano para muchos de nosotros. Limita con Arabia Saudita y Omán, y está rodeado en parte por el Mar Rojo y el Mar Arábigo. Lo que actualmente es Yemen, alguna vez fue Saba, de donde era originaria ‘la reina de Saba’, mencionada en la Biblia (pueden leer el pasaje bíblico en el que visita al Rey Salomón haciendo click aquí.) Yemen es un país musulmán, y por lo tanto, con costumbres bastante peculiares y ‘raras’ para nosotros los occidentales. Una de esas costumbres es la de entregar a las niñas en casamiento, incluso si ellas no tienen la edad suficiente para casarse, y menos para tener relaciones sexuales. Según sus leyes, está permitido entregar en casamiento a las niñas, a pesar de su corta edad, pudiendo ellas ir a vivir con sus ‘esposos’ inmediatamente. Sin embargo, los esposos deben esperar hasta que las niñas sean lo suficientemente mayores para poder cumplir con sus ‘deberes conyugales’. Aunque, aquí entre nos, creo que ninguno es tan ingenuo como para creer que de verdad cumplen con su palabra. Lo cierto es que estas niñas son enviadas a vivir con MONSTRUOS inescrupulosos que no tienen el más mínimo sentido de compasión.

Hace mucho que andan corriendo por internet imágenes de niñitas casándose con VIEJOS (para esas niñas al menos), imágenes como las siguientes:

Siempre que veía este tipo de imágenes me estremecía, sentía repulsión y una profunda tristeza por lo que esas niñas inocentes tienen que vivir con estos pedófilos. Nunca me adentré mucho en sus historias, aunque me hubiera gustado. Hasta que un día del 2010, cuando vivía en NY, ví este libro en la librería Barnes & Noble. En ese momento no lo compré, pero anoté el nombre y me prometí a mí misma que lo compraría alguna vez, ya que el título me llamó muchísimo la atención. En septiembre pasado, compré unos cuantos libros de Amazon, y no podía faltar este entre ellos. Fue así como llegó a mis manos, y en un sinfín de idas y venidas al trabajo en el ómnibus, lo terminé de leer.

Esta es sólo una historia de las miles que existen, pero el hecho de que se haya publicado definitivamente va a ayudar a muchas otras niñas en la misma situación. Esta historia ocurrió en el año 2008. Todo empezó cuando un día normal, el papá de Nujood llegó con la noticia de que la entregaría en casamiento a un hombre mucho mayor. Ella tenía 10 años, él 30. El papá de Nujood argumentó que esa era la mejor manera de proteger a su hija, ya que otras de sus hijas mayores habían sido violadas. De esa forma, él pensaba que su hija por lo menos estaría ‘segura’ con su marido. También se excusó diciendo que las cosas no les iban muy bien en lo económico, así que el casamiento de Nujood significaría ‘una boca menos que alimentar’. Sus hermanas y su madre trataron de convencer a su papá de que no lo hiciera, pero como es de esperar en esas culturas, lo que el hombre de la casa decide, eso se hace. Y lo que las mujeres quieren vale poco o nada. Aparte, Nujood tuvo que abandonar la escuela para casarse, siendo que le encantaba dibujar y colorear, como a cualquier otro niño.

Supuestamente hicieron prometer al hombre que no la tocaría hasta un año después de que tuviera su primer periodo. Sí, claro. No quiero extenderme demasiado así que voy a limitarme a decir que sí, pasó por una verdadera pesadilla; tuvo que soportar vivir con su ‘marido’ y la familia de éste, ser abusada física y sexualmente por él, buscar consuelo en la mamá del marido por verla como una figura materna pero encontrar sólo desprecio y que le dijera que simplemente ‘vaya a la habitación con él a cumplir con sus deberes conyugales’. (Deténganse a pensar un rato, QUE TERRIBLE! Yo que tengo 22 años tengo miedo de una situación así, imagínense una niña sin nadie que la defienda, entregada por su propio padre!)

Incluso hay un proverbio yemenita que dice “Para garantizar un matrimonio feliz, cásate con una niña de 9 años.” ¿¡¿Cuán retorcida pueden tener la mente para pensar eso?!?

Después de haber estado con él por 12 días, logró escaparse. Llegó a Saná (o Sana’a), la capital de Yemen, y fue a la corte a pedir un divorcio. Desde ese momento, tuvo muchas personas que la protegieran y apoyaran. A mí me sorprendió que los jueces la ayudaran tanto, porque la verdad que en mi mente tenía una imagen de los hombres de paises islámicos, y los metía a casi todos en la misma bolsa. Pensaba que todos estarían a favor del casamiento de niñas.  Pero ahora me doy cuenta de que hay excepciones. (La verdad que hasta ahora sigo un poco confundida en ese sentido, ya que Mahoma se casó con una niña de 9 años, y por eso es tan ‘normal’ para ellos. Sigo confundida en el sentido de que no sé porque algunos están en contra si es que para su Profeta fue algo normal, pero supongo que muchos ya se están dando cuenta de ciertas anomalías y son influenciados por organizaciones que luchan por los derechos de los niños en todo el mundo, tales como Unicef). En fin, los jueces y abogados con los que habló se sorprendían y quedaban en shock al oír su historia. Primero, porque pedía un divorcio a tan corta edad, y segundo, porque ya no era virgen. Me alegró saber que encontró ayuda, después de haber vivido semejante tormento.

Al final, ella obtuvo el divorcio. Cabe destacar que fue la PRIMERA NIÑA YEMENITA EN OBTENER UN DIVORCIO. Volvió a la casa con sus padres y hermanos y su historia se hizo conocida internacionalmente. Fue entrevistada por muchos medios de comunicación de muchas partes del mundo, y recibió ayuda financiera de una asociación humanitaria internacional para pagar por su escuela y otras cosas más. No sé como esté ahora Nujood, pero espero que bien.  La gente tiende a olvidar estas cosas muy pronto. Para mí, ella es una heroína por haber sobrevivido a todo lo que le pasó. Por no haberse rendido, por haberse ‘rebelado’ y por haber luchado por sus derechos, incluso si eso significó ponerse en contra de su propio padre. Espero que al conocer su historia, muchas otras ‘Nujoods’ que viven en paises islámicos se armen de valor para denunciar los abusos que tienen que soportar, y que también consigan liberarse. Nujood tuvo muchísima valentía y espero que se convierta en una buenísima abogada y que aprenda inglés, como dijo que quería 🙂

Estos son dos videos que encontré en youtube, están en inglés, si  necesitan alguna explicación o traducción, no duden en preguntarme.

Este es un reportaje de CNN sobre Nujood:

Y esta es una entrevista con ella misma, donde cuenta un poco de su historia:

Espero haberles ayudado a conocer un poco más  de lo que pasa en el mundo, a mí la lectura de este libro definitivamente me ayudó a ampliar mis horizontes y me hizo modificar mi punto de vista con respecto a algunos temas.

Aprovecho para desearles Felices Fiestas, que disfruten con sus más allegados y que recuerden el verdadero significado de lo que celebramos.

El próximo libro a reseñar será La Cabaña (The Shack), la novela de Wm. Paul Young. Ya lo terminé de leer, así que nos leemos pronto!

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , | 8 comentarios

Cien Años de Soledad (Gabriel García Márquez)

Después de muchísimo tiempo, vuelvo a mi querido blog. Al crear este blog hace más de un año, pensé que me ayudaría a leer más libros, gracias a las ‘fechas límite’ que me pondría. A pesar de eso, no pude cumplir con la lectura de Cien Años de Soledad de Gabriel García Márquez para la fecha establecida. Me costó mucho, ya que durante todo el 2011 he estado trabajando todo el día y yendo a la universidad a la noche. Generalmente tenía cosas que leer para mis clases, por lo tanto no podía dedicarme a la lectura por placer como me hubiera gustado. Sin embargo, terminé de leer Cien Años de Soledad hace unos meses, el 1° de septiembre del 2011 (aclaro que no comencé en septiembre del 2010, comencé en diciembre, pero no leía todos los días y me detuve por muchas semanas, por lo tanto me demoré mucho más de lo planeado). Con esa explicación, espero que me comprendan  y que me sigan acompañando en el blog. Y a pesar de haber demorado mucho más de lo planeado, nunca pensé en abandonar mi blog ni dejar de escribir. Siempre pensaba, ‘alguna vez voy a tener tiempo de volver a escribir’ y hoy, por fin ese día llegó. Ahora estoy a punto de terminar mis exámenes del año lectivo y tengo más tiempo porque trabajo menos horas. Es por eso que estoy volviendo a escribir en  mi blog.

Bueno, hablemos de lo realmente importante. Cien Años de Soledad… ¡qué libro! La versión que yo leí es la de la foto, de la Editorial DeBolsillo, y cuenta con 495 páginas.

Comienza con las siguientes líneas:

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.”

Decidí leer este libro el año pasado porque lo conocía de nombre y sabía que era un clásico, así que me pareció que TENÍA QUE leerlo, al igual que tantos otros que aún me quedan por leer. La novela fue publicada por primera vez en 1967 y es considerada una obra maestra de la literatura Latinoamericana y universal. Su autor, el colombiano Gabriel García Márquez ganó el Premio Nobel de Literatura en el año 1982  en reconocimiento a sus novelas e historias cortas. Honestamente, al principio el libro me pareció interminable, no sabía cuando lograría terminarlo. Para los que no saben de qué trata, les daré una breve introducción. Trata sobre la vida de la familia Buendía, que vive en un pueblo ficticio llamado Macondo. La mayor parte de la historia se desarrolla en la casa de los Buendía. Según García Márquez, inicialmente él pensó llamar a su obra La Casa, pero al final se decidió por Cien Años de Soledad, el nombre que todos conocemos. La historia comienza con Doña Úrsula Iguarán y su marido (y también primo) Don José Arcadio Buendía. La trama narra la historia de los Buendía a lo largo de siete generaciones. El género del libro es Realismo Mágico. De hecho, es considerada una de las obras fundamentales de dicho género literario. ¿En qué consiste el Realismo Mágico? Consiste en mezclar eventos irreales o extraños con lo cotidiano y común. El Realismo Mágico hace que tales eventos parezcan normales. Algo que me ayudó a captar mejor la idea del realismo mágico, fue la serie LOST. Yo la estaba viendo y veía que ocurrían muchos eventos ‘irreales’ que parecían normales. Por lo tanto, relacioné LOST con Cien Años de Soledad y de verdad que me ayudó a captar mejor la idea.

Durante mi lectura, me confundí con los diferentes personajes, los diferentes José Arcadios y Aurelianos. Este árbol genealógico de los Buendía me fue de gran ayuda para ‘ubicarme’.

Todos los personajes tienen algo en común, la soledad. En alguna medida u otra, todos son seres solitarios a pesar de formar parte de una familia numerosa.

En resumen, me pareció un libro muy bueno y admiro la creatividad e imaginación de García Márquez. No niego que en ocasiones me confundía y me cansaba, ya que en algunas partes es algo monótono (a mi parecer). Al mismo tiempo, hubo un sinnúmero de ocasiones en las que el libro me causaba mucha risa. Hay varias situaciones por las que pasan los Buendía que nos pueden quitar unas buenas carcajadas. También es digno de mencionar el lenguaje que utiliza García Márquez. Hay un sinnúmero de palabras que yo no conocía, por lo que las iba subrayando. Utiliza palabras muy rebuscadas y que por lo menos yo, no utilizo cotidianamente. Asimismo, sus escritos contienen mucho humor. Dice cosas con un tono serio pero destinadas a hacernos reír. Y cumplen su propósito. En general, me pareció una muy buena lectura que disfruté bastante, y opino que todos deberían leer Cien Años de Soledad por lo menos una vez en la vida. Y planeo leer otros libros de García Márquez en el futuro.

PD: Volveré a postear pronto sobre otro libro que leí recientemente, no es una novela, es una historia real. Se llama Soy Nujood, de 10 años y divorciada. Vaya titulo, no? Hasta entonces!

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , | 28 comentarios

A Orillas del Río Piedra Me Senté y Lloré (Paulo Coelho)

Hola amigos, aquí estoy y esta vez llegué a tiempo! Pero… no terminé el libro. ¿Por qué? No me gustó mucho que digamos. Hasta hace unos momentos estaba tratando de terminar lo que me faltaba (menos de la mitad) pero decidí parar. Me pareció que no valía la pena perder mi tiempo leyendo algo que no me estaba brindando ningún placer ni satisfacción sólo porque dije en mi blog que lo haría. De todas formas, les voy a contar porqué no me gustó.

Para comenzar, este libro no estaba entre los que yo había planeado leer, sino que como mandé todos mis libros a mi casa y no tenía nada que leer, decidí leer este por recomendación de una amiga (algo que aprendí: no porque le guste a tus amigos significa que a vos también te va a gustar) 😉 pero para saber, hay que probar…

La historia trata sobre lo siguiente: una mujer se encuentra con el amor de su infancia y descubre que todavía lo ama. El resulta ser un seminarista, pero también la ama y le “enseña” sobre “el lado femenino de Dios” (what?) No me gustó lo que Coelho quiso transmitir con esta historia, que Dios tiene un lado femenino, y que la virgen María es una “diosa”? Eso es totalmente antibíblico. También encontré muchas ideas confusas en el libro, como cuando la protagonista dice que María fue sólo un ser humano que Dios escogió para envíar a Su Hijo a través de ella (que es lo que yo creo), pero después termina creyendo que es una diosa de verdad. Ya sé que es una novela y que debe ser considerada como tal, pero es obvio que él se basa en creencias suyas. Además, muchas personas que no están seguras de lo que creen pueden confundirse fácilmente con algo así.

Yo no soy católica, y tal vez piensen que es por eso que no me gustó, pero no es sólo por eso. Yo no creo que es correcto ‘adorar’ a María, porque como ya dije, ella fue un simple ser humano que Dios escogió. Fue especial porque Dios vio en ella algo que no vio en las demás mujeres, por eso la escogió. Pero siguió siendo un ser humano. Aparte, en la Biblia está claramente escrito que Jesús tenía hermanos y hermanas. O sea que María no fue virgen toda su vida. También, creo que María murió, ya que fue un ser humano como nosotros. Espero que sepan respetar mi opinión como yo sabré respetar la de ustedes.

Esta vez ya no voy a leer algo de Paulo Coelho (para alegría de muchos), el libro escogido para continuar con mi lectura es uno que siempre quise leer,  Cien Años de Soledad de Gabriel García Márquez. Es un clásico de clásicos, y a mis 21 años todavía no lo he leído. Creo que ya es hora 😉

Deadline/Fecha límite: Domingo 3 de octubre del 2010.

(también para mi entrada en el blog)

Esa es la fecha en la que voy a llegar a Paraguay, pero como voy a tener que esperar mi vuelo de conexión en el aeropuerto de São Paulo por aproximadamente 8 horas, creo que en ese tiempo podré escribir en mi blog 🙂

Ya sé que faltan como 20 días, pero no tengo mucho tiempo para leer cada día y quiero hacerlo bien. Me gustaría saber que opinan de este libro los que ya lo leyeron.

EDIT: Hoy 28 de octubre todavía no terminé de leer el libro, por eso pido disculpas a mis lectores! (y a mí misma) pero estoy en una fase de muchos cambios y adaptaciones en mi vida por lo que me resulta un poco difícil! Pero prometo que terminaré de leer Cien Años de Soledad en la brevedad posible! (no doy fecha pero prometo que será antes que se acabe el próximo mes!)

EDIT 2: No fue antes de que acabe ese mes, fue ahora, en noviembre del 2011. Pido disculpas por eso, pero más vale tarde que nunca!

Publicado en Uncategorized | 5 comentarios

El Alquimista (Paulo Coelho)

Hola a todos! Mil disculpas por el retraso TAN prolongado! Justo hace un mes publiqué el último post. Me siento mal por haber demorado tanto, pero agosto fue un mes muy loco para mí. A comienzos de octubre vuelvo a mi país, Paraguay; después de un año y medio de vivir en Nueva York, y estuve preparando cajas con todas mis cosas para mandar a mi casa. Fue todo bastante estresante, pero ahora ya pasó. Eso sí, terminé el libro el 6 de agosto, cuando dije que lo haría!

También cometí el error de mandar todos los libros que compré en esas cajas, así que voy a tener que esperar para leer los libros que dije que leería primero. Bueno, ahora sí, hablemos de lo que importa…

Compré este libro en mayo, y comenzé a leer las primeras páginas pero nunca continué. Recién después de comenzar con el blog decidí que terminaría todos los libros que dejé a medio leer,  y así fue como comenzé a leer (de verdad) El Alquimista. Confieso algo, yo soy cristiana y antes de leer El Alquimista, nunca había leído ningún libro de Coelho. Siempre había escuchado que él era un brujo y cosas así, entonces nunca tuve tanto interés en su literatura. Hasta que un día, unos amigos (algunos de ellos cristianos) me hablaron de lo maravilloso que era este libro. Me dio tanta curiosidad que fui a comprar dos libros de él, este y Veronika decide morir.

El Alquimista - Paulo Coelho

Después de haber terminado El Alquimista, puedo decir que es un libro tan limpio, tan puro y con un mensaje tan hermoso, que no ví nada negativo en él. Digo esto para las personas que como yo, tal vez sientan una cierta desconfianza hacia los libros de Paulo Coelho. De hecho, ahora tengo ganas de leer sus otros libros.

El libro cuenta la historia de Santiago, un joven pastor de ovejas de Andalucía. Él había decidido ser pastor de ovejas y dejar a su familia porque quería conocer el mundo. Un día tuvo un sueño y fue a ver a una gitana para que lo interpretara. La gitana le dijo que tenía que llegar a las Pirámides de Egipto para encontrar un gran tesoro. Todo el desarrollo de los eventos se basa en la búsqueda de su historia personal. La historia personal es “aquello que tú siempre deseaste hacer”. Durante su travesía, conoció a varias personas que lo fueron ayudando a que esto sucediera. Un viejo llamado Melquisedec, quien resultó ser el rey de Salem, fue quien le habló de la historia personal, y también le dijo que “cuando tú quieres una cosa, todo el Universo conspira para que realices tu deseo.”

No quiero entrar en grandes detalles, pues quiero que cada persona experimente por sí misma el placer de la lectura de este libro. Así que voy a continuar diciendo que Santiago viaja a África y enfrenta muchas dificultades para alcanzar su anhelado sueño.

Una de las mejores enseñanzas del libro es la siguiente. A veces nos suceden cosas malas y pensamos que es el final, que no hay solución, que la situación nunca va a mejorar. Pero casi siempre, si no fuera por esas cosas malas, las cosas buenas tampoco nos podrían pasar. Las malas experiencias nos hacen crecer como personas, y nos ayudan a apreciar más todo lo que tenemos. Si obtuvieramos todo lo que queremos sin ningún esfuerzo, ¿cuál sería la gracia?

También, que todos tenemos un propósito en esta Tierra. Todos fuimos creados para una misión especial, que nos toca a cada uno cumplir. Nadie lo puede hacer por vos. No me refiero sólo a un sueño egocéntrico, como “ser millonario” o “ser famoso”… sino que, un sueño con el que podamos cambiar al mundo. Si la vida te da fama o dinero, no es solamente para tu satisfacción personal; la fama  y el dinero son herramientas para que puedas ayudar a los demás. Como dijeron en Spiderman; “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” (tal vez El Alquimista no diga eso exactamente, pero es lo que yo entiendo y decido creer).

Ahora quiero dejarles mis frases favoritas del libro:

“Es precisamente la posibilidad de realizar un sueño lo que hace la vida interesante.”

“En un momento determinado de nuestra existencia, perdemos el control de nuestra vida, y ella pasa a ser gobernada por el destino. Esta es la mayor mentira del mundo.”

“Seas quien seas o hagas lo que hagas, cuando quieres con voluntad alguna cosa, es porque este deseo nació en el alma del Universo. Es tu misión en la Tierra.”

“Cuando tú quieres una cosa, todo el Universo conspira para que realices tu deseo.”

“Dios escribió en el mundo el camino que cada hombre debe seguir. Sólo se trata de leer lo que él escribió para ti.”

“Cuanto más se llega cerca del sueño, más se va convirtiendo la Historia Personal en la verdadera razón de vivir.”

“Cuando deseas algo con todo tu corazón, estás más cerca del alma del mundo.”

“Si yo formo parte de tu Historia Personal, volverás algún día.”

“El futuro pertenece a Dios, y él sólo lo revela en circunstancias extraordinarias. Si mejoras el presente, lo que sucederá después también será mejor. Olvídate del futuro y vive cada día de tu vida en las enseñanzas de la Ley y en la confianza de que Dios cuida de sus hijos.”

“El desierto es una prueba para todos los hombres: prueba cada paso y mata al que se distrae.”

“El Amor nunca impide a un hombre seguir su Historia Personal.”

“La simple existencia de este mundo es una garantía de que existe un mundo más perfecto que él.”

“Entonces, ¿por qué debo escuchar mi corazón?

– Porque no conseguirás nunca mantenerlo callado. E incluso si finges no escuchar lo que dice, él estará dentro de tu pecho, repitiendo siempre lo que piensa sobre la vida y el mundo.”

“Nadie logra huir de su corazón. Por eso es mejor escuchar lo que él dice. Para que jamás venga un golpe que tú no esperás.”

“Ningún corazón jamás sufrió cuando fue en busca de sus sueños, porque cada momento de búsqueda es un momento de encuentro con Dios y con la Eternidad.”

“La hora más oscura es la que viene antes de salir el sol.”

“El que interfiere en la Historia Personal de los otros, nunca descubrirá la suya.”

————————————

Espero que hayan disfrutado del post, y me prometo a mí misma que no voy a volver a permitir que me pase lo que me pasó esta vez (lo del retraso).

Como ya no tengo ningún libro conmigo, voy a leer un eBook…  una amiga me recomendó A Orillas del Río Piedra Me Senté y Lloré, también de Paulo Coelho, así que creo que voy a leer ese. Me hubiera gustado continuar con la lectura de los libros que tengo a medio leer, pero lamentablemente están en un barco rumbo a Paraguay 😛

Fecha en la que debo terminar el libro: jueves 9 de septiembre.

Fecha en la que debo escribir un blog post sobre el mismo: El fin de semana posterior a ese jueves a más tardar.

Espero cumplir esta vez, wish me luck! 🙂

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , , , | 8 comentarios

The Catcher in the Rye / El Guardián entre el Centeno (J.D. Salinger)

¡Buenas noticias! ¿Recuerdan que les dije que compré tres libros hace unos días? Bueno, resulta que ya terminé uno de ellos, tan sólo cuatro días después. Estoy muy feliz por ello, siento que la idea del blog está resultando.

De todas formas, se trata de un libro relativamente corto; 214 páginas y hojas pequeñas. El libro que leí es este:

The Catcher in the Rye

Este libro causó mucha controversia cuando fue publicado en 1951 debido al lenguaje provocador para la época y por hablar tan abiertamente sobre la sexualidad y el alcohol. Entre 1961 y 1982, The Catcher in the Rye fue el libro más censurado en las bibliotecas y escuelas de los Estados Unidos. Para alegría de muchos, esa situación cambió. En la actualidad la novela es considerada como una de las cien mejores del siglo XX. La  novela está incluída en la lista de lecturas requeridas en la educación media (high school) en los Estados Unidos. Cada año se venden alrededor de 250.000 copias, y alrededor de 65 millones de copias han sido vendidas desde su publicación.

Les voy a dar una breve reseña del libro, y mi opinión personal. Me gustaría realizar un análisis algo profundo, pero no quiero que al leer lo que escribo se les quiten las ganas de leer el libro a los que todavía no lo leyeron.

La historia se centra en la vida de Holden Caulfield, un adolescente de 16 años en conflicto consigo mismo y con el mundo. Holden proviene de una familia adinerada que vive en la ciudad de Nueva York, y hasta hace poco era alumno del Pencey Prep, un renombrado colegio en Pennsylvania. Por no haberse dedicado lo suficiente, reprobó todas las materias menos una, inglés. Por ese motivo, fue expulsado del colegio. Las celebraciones navideñas se acercan, y también el receso de invierno. Los alumnos del colegio deben ir a sus casas el siguiente miércoles, pero como a él lo expulsaron; no tiene ganas de esperar hasta ese día para irse. Entonces, decide irse el sábado. Pequeño detalle: tampoco quiere llegar a su casa antes del miércoles. El libro cuenta lo que pasa con Holden desde el sábado hasta el día en que vuelve a su casa. Bares, borracheras y largas caminatas forman parte de esos días en la vida de Holden. Una vieja amiga, una prostituta, su hermana menor Phoebe, un antiguo profesor… son algunas de las personas con las que interactúa durante esos días.

Una de las características principales del libro es el vocabulario; casi en todo momento Holden se expresa con gran desagrado de todo y todos a su alrededor. Utiliza muchas ‘palabrotas’. A través de Holden uno puede tener una idea de como eran los adolescentes en esa época y qué problemas enfrentaban. Asimismo, Holden describe la ciudad de Nueva York de una manera tal que permite que podamos ver en nuestra mente lo que él ha escrito. Realiza una muy buena descripción de todo lo que menciona. El éxito de este libro se debe a que es muy fácil sentirse identificado con el personaje principal, no importa la edad que tengamos. Él enfrenta problemas de identidad, pertenencia y conexión. Todos en algún momento de nuestras vidas nos encontramos en situaciones similares. Uno podría sorprenderse y preguntarse el porqué de la actitud de Holden Caulfield, pero no debemos olvidar que ha pasado por algunas experiencias traumáticas. SPOILER! Su hermano menor Allie murió de leucemia. Los dos se llevaban muy bien, y Holden sufrió mucho tras su muerte. Otra experiencia traumática la vivió al presenciar el suicidio de un compañero de colegio. FIN DE SPOILER. Esas experiencias influyeron en él en gran manera y por eso es comprensible la actitud de Holden hacia la vida.

Personalmente, disfruté mucho de la lectura. Hay pocos libros que logran “atraparme” de la manera en que este lo hizo. Lo terminé en pocos días porque de verdad que no podía dejar de leerlo, ansiaba saber como terminaría todo. Recomiendo el libro a aquellos que no lo han leído y tienen ganas de una buena aventura. También lo recomiendo a aquellos que tengan ganas de explorar la mente de un adolescente conflictivo, y de saber como era Nueva York hace más de medio siglo.

Bueno… es hora de comenzar otro libro! Y como tengo tres libros a medio leer, voy a continuar uno de ellos. El elegido es El Alquimista de Paulo Coelho! Ya estoy en la página 47, y tiene 190. Mi fecha límite para terminarlo es el viernes 6 de agosto. Las hojas de este libro son más grandes 😉 nos leemos cuando lo haya terminado y venga a contarles un poco sobre el libro y qué me pareció 🙂

Publicado en Uncategorized | 4 comentarios